domingo, 23 de diciembre de 2018

El alcalde de Cádiz reconoce sus errores en la gestión de las luces navideñas pero reivindica no ser "un alcalde de cara a la la galería"

Tanto el año pasado, como este, desde Por un Cádiz Mejor hemos criticado la gestión de la iluminación extraordinaria por Navidad. Ya lo que teníamos que decir lo hemos dicho, y no vamos a reiterarlo.

Ahora queremos darle al César lo que es del César, en este caso al alcalde de Cádiz, José María González Santos que en una tribuna abierta en varios medios de comunicación ofrece, tal como dice en su twitter una reflexión sobre el asunto: "considero que merecéis mis explicaciones e impresiones en primera persona."

El alcalde reconoce la tardanza y asume su responsablidad, además de pedir disculpas por ello. Eso le honra, porque pocos políticos se disculpan, piden perdón o reconocen sus errores, y José María González, alcalde de Cádiz, lo ha hecho, y desde Por un Cádiz Mejor se lo reconocemos. La falta de autocrítica en nuestros políticos es palpable, en cualquier escala de la administración.

Aprovecha para hacer otras reflexiones de otros asuntos y comportamientos de los ciudadanos y de su propio equipo de gobierno, destacando cómo la gente le ha criticado por este asunto pero no han puesto el mismo tono por otros asuntos importantes para la ciudad: "Si esperan de mí una política y una gestión de escaparate, no me voten. No vine para eso. No vine para convertirme en un alcalde de cartón piedra, en el alcalde de los dispendios de cara a la galería".

Le transcribimos a continuación esa reflexión íntregra del alcalde de Cádiz, José María González Santos.


"Esta semana, por fin, ha terminado de montarse el alumbrado navideño.
Un alumbrado navideño que pretendíamos que fuese el mejor hasta la fecha, que se dibujara por toda la ciudad, que llegara a puntos de Cádiz donde nunca se había visto una bombilla de colores. Un alumbrado de Navidad del que las gaditanas y gaditanos se sintieran orgullosos al mirar al cielo.
No ha sido así. Nos hemos equivocado, qué duda cabe, y el montaje ha finalizado demasiado tarde. Asumo toda la responsabilidad y pido disculpas. No eludo, ni por un momento, la responsabilidad mía y del equipo que dirijo porque, más allá de los cotidianos escollos y obstáculos que tenemos que sortear a diario como las permanentes denuncias en los juzgados o la falta de apoyo a los presupuestos, teníamos que haber garantizado que el alumbrado estuviera a tiempo.
Asumo la responsabilidad y pido disculpas por los errores que, sin duda, hemos cometido de falta de previsión. Ahora, eso sí, vecina y vecino, dejadme que, desde la más profunda confianza y respeto que os tengo, diga que esta misma indignación y enfado que he visto y leído estos días la eché de menos en otros momentos. Lo digo desde el corazón, desde la sinceridad, como uno más de los vuestros, de los que conocen de primera mano lo bonito y lo difícil que a veces se hace tirar ‘pa alante’ en esta tierra.
Ojalá percibiese este cabreo, por ejemplo, cada vez que el PP se niega a firmar el Bono Social de la luz privando del derecho al suministro eléctrico a más de 2.000 familias gaditanas. Esas bombillas, las del hogar, las que iluminan y calientan los salones de las casas, son las verdaderamente importantes, por más que lo sean las que cuelgan en las plazas.  Porque, además, el único motivo por el que no firman es por no concederle a este gobierno ningún avance, aunque ese avance signifique beneficiar a las familias gaditanas más vulnerables. Eso sí que es para abrir portadas a cuatro columnas durante días. No son errores de previsión por la nulidad de un presupuesto. Es por pura mezquindad. Vaya tela, vecino y vecina, esas cosas sí que se clavan en el estómago como un puñal. Esas cosas, contra vosotros, contra mí, contra la gente sencilla, sí que duelen.
Miren, lo digo con el corazón en la mano. Si esperan de mí una política y una gestión de escaparate, no me voten. No vine para eso. No vine para convertirme en un alcalde de cartón piedra, en el alcalde de los dispendios de cara a la galería. Antes que eso prefiero volverme a las aulas, al instituto y a las clases. Yo aquí no gano nada más que la satisfacción de poder ayudar durante un tiempo a mejorar la vida de la mayoría trabajadora de esta ciudad. A mí, desde que soy alcalde, me gustan por igual la Navidad,  el Carnaval o la Semana Santa, los vivo simplemente con los mismos nervios y la misma ansiedad por que todo salga lo mejor posible. No es una cuestión de preferencias personales, como he leído por alguna parte. En este momento de mi vida no vivo esas fiestas como un descanso o un disfrute, lo sabía cuando me presenté, no me quejo, pero no le impongo a esta ciudad preferencias personales, por el amor de Dios.
Voy a decirles algo con el corazón en la mano. Si ustedes pretenden que yo sea el alcalde de las cosas superfluas o del lucimiento, sencillamente no me voten. Yo no pienso mentirles, no pienso agachar la cabeza cuando acabe la política. No pienso esconderme ni sentirme avergonzado de lo que hice como regidor. Y no. No quiero convertirme en un político cínico y frívolo, que sólo piensa en los resultados electorales y ya ni recuerda para qué decidió un día prestarse a esta tarea pesada y digna de gestionar lo que nos pertenece a todos y todas las vecinas de Cádiz. Prefiero poner los pies, las manos y los cinco sentidos. No entiendo otra forma de hacer esto. Porque vine para mejorar la vida de la gente de esta ciudad. Lo tengo presente cada mañana, cuando me levanto,  mientras cruzo la calle María Arteaga, la plaza de las Flores y la Catedral camino del Ayuntamiento para sentarme bajo el cuadro de Salvochea.
E igual ni se han enterado, pero mientras se hablaba del alumbrado de Navidad, en estas dos escasas semanas, se ha puesto en marcha junto a Cruz Roja el programa 'Bajemos a la calle', que rompe el aislamiento social de los mayores que llevan meses y años sin poder salir por culpa de una escalera demasiado estrecha o demasiado alta; el proyecto de bandas de rodadura del Campo de Sur; se ha cedido una vivienda para la integración de personas sin hogar; hemos eliminado barreras arquitectónicas en lugares como la Barriada de La Paz (y van ya más de 500); se ha subido el sueldo de las compañeras de la Fundación de la Mujer, que reclamaban esta demanda desde quién sabe cuándo; se ha reducido la deuda a proveedores a 6 millones. Cuando llegamos, el Ayuntamiento le debía 44 millones a nuestros comerciantes, habría iluminación en Navidad desde primeros de diciembre, pero faltaba lo más importante: cobrar y comer. También aprobamos 670.000 euros para arreglar viviendas municipales y presentamos, por primera vez en la historia, un Plan Estratégico de Asuntos Sociales para abordar los problemas reales de un servicio que puede funcionar mucho mejor en nuestra ciudad. Todo esto ha ocurrido en estas últimas dos semanas y, aunque evidentemente no veréis nada de esto en ninguna portada de algunos de los medios locales, no cambio todas las bombillas del mundo por una sola de estas medidas.
Sólo quería que supiesen eso. Y en primera persona, de mi puño y letra, porque es a vosotros a quienes debo tantas explicaciones como exijáis. Y os aviso que volveré a equivocarme, no sólo una vez, sino muchas. Pero, tened por seguro una cosa: nunca, absolutamente nunca, olvidaré para qué y para quiénes vine aquí. Ahí no pienso confundirme. Ni voy a llegar tarde".
José María González Santos
Alcalde de Cádiz

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Lo que tarde empieza, tarde termina: alumbrado especial navideño

Ya se ha anunciado que el día 20 de diciembre estará instalada toda la iluminación prevista, es decir, con 15 días de retraso desde su inauguración el día 5 de diciembre. Algo normal, el retraso, teniendo en cuenta, tal como ha salido en prensa, que el contrato con la empresa contratista se efectuó el 24 de noviembre. 

La propia empresa concesionaria necesita 20 días para la instalación de los previsto en toda la ciudad, "a todas luces", valga la redundancia, tarde para que se instalara a continuación.

Desde que publicamos este post hasta la actualidad, se han instalado la iluminación pertinente, como en la avenida principal (José León de Carranza, Cayetano del Toro, Ana de Viya y Andalucia) o calles del centro, como San Francisco o la Palma. 

 Calle San Francisco
Avenida Ana de Viya










Aunque se haya colocado gran parte de la iluminación prevista, sí es cierto que en algunas calles son ridículas, algo que no sabemos si es responsabilidad de la empresa concesionaria o del Ayuntamiento que es el que contrata. Ejemplos en calles del casco histórico.

Calle Feduchy
(Fuente: Fdo. Santiago @FernandoSantia5)  
















Calle José del Toro
(Fuente: Carlos Sánchez @carlinessm)
















Para finalizar, algunas personas que se preocupan por lo que ocurre en Cádiz, denuncian el funcionamiento deficiente del alumbrado en algunas calles y plazas, sean porque llevan días sin encenderse o estos cuentan con partes defectuosas.

Plaza de la Catdral
(Fuente Alfredo Serrano Sorá @ASerranoSora)
Calle Pelota

(Fuente Alfredo Serrano Sorá @ASerranoSora)












viernes, 7 de diciembre de 2018

Errática iluminación navideña en Cádiz... de nuevo

De nuevo nos tenemos que hacer eco de la escasa iluminación navideña en Cádiz. Si bien es cierto que en el casco antiguo se concentra el mayor número de calles y plazas, escasas por otro lado a nuestro entender, en el caso de Puertas de Tierra es irrisorio.


Pza San Juan de Dios 
(Fuente Onda Cádiz)









Calle San Francisco
(Fuente Diario de Cádiz)









La avenida principal no tiene ningún tipo de decoración, sólo algunas plazas tienen iluminación ornamental, como es el caso de Ingeniero la Cierva, donde nos encontramos un imponente árbol de navidad y los árboles de los jardines con hileras de bombillas. El resto poquísimo.


Pza Ingeniero La Cierva











Avenida Cayetano del Toro










No pretendemos que en Cádiz se haga como en Vigo, que hay más bombillas de navidad que en grandes ciudades mundiales como Nueva York o París, pero sí al menos un mayor número de calles iluminadas, sobre todo las más comerciales, tanto del casco antiguo como de Puertas de Tierra.  

Un ejemplo es la nula iluminación es Segunda Aguada.
















Hay numerosas actividades por las fiestas navideñas, pero en lo que respecta a la iluminación y decoración deja mucho que desear. Estos ejemplos lo pone en evidencia. El Ayuntamiento de Cádiz y sus delegaciones de Fiestas y Turismo deberían poner más interés para hacer de la Navidad una fuente de atracción de visitantes y turistas, así como para los propios gaditanos.




sábado, 6 de octubre de 2018

Obras necesarias de mantenimiento urbano en el Campo del Sur y Alameda Apodaca

Varios son los trabajos de mantenimiento y mejora urbana se están acometiendo en toda la ciudad, por parte de la Delegación Municipal de Mantenimiento Urbano, del Ayuntamiento de Cádiz

Vamos a destacar dos de ellos, por un lado las mejoras en la Alameda Apodaca y por otro, en la barandilla de Campo del Sur.

En la Alameda se está mejorando el suelo, que se encontraba en un estado deficiente de conservación en algunas zonas de este paseo tan usado por gaditanos y turistas.

Varios son los grupos de operarios que han estado reparando el ensolado, mejorando tanto la seguridad como estética de este paseo gaditano de estilo regionalista.

En lo que respecta al Campo del Sur, se han acometido obras de mejora y mantenimiento en el pretil del la muralla en su parte interior por las continuas filtraciones que sufre la muralla por su deficiente estado exterior, situación agravada con los últimos temporales.

De hecho, un tramo del Campo del Sur, el correspondiente al Colegio del Campo, se encuentra cerrado al público por el estado deficiente de la muralla que aconsejó su cierre por los peligros que pudiera ocasionar.



martes, 19 de junio de 2018

El cartel de la exposición Traslatio Sedis, nuevo ejemplo del poco cuidado del patrimonio en Cádiz

La Catedral de Cádiz acoge la exposición "Traslatio Sedis" que conmemora el 750 aniversario del traslado de la sede episcopal de Medina Sidonia a Cádiz. Una magnífica exposición que recoge casi un centenar de obras de arte sacro de la provincia, y que se alargará hasta finales de año.


Una cosa es el interior y otra, bien distinta, es el exterior y la colocación de un enorme cartel en plena fachada del primer templo de la ciudad, concretamente en la torre de Levante, la más cercana al arco de La Rosa y torre actualmente abierta al público para ver la ciudad desde las alturas.

Ocho grandes módulos de metal que se han taladrado en la fachada de la torre, para colocar este inmenso cartel. ¿Era esto necesario? ¿No había otra mejor opción para publicitar esta exposición?

No podemos estar agujereando, a la conveniencia de quien quiera, un BIC y todo para una exposición. Deterioro gratuito del patrimonio y afeamiento del paisaje visual de este monumento. Una nueva falta de respeto al patrimonio de la ciudad, y en más concretamente a este templo.

Cuando no es un mamotreto que le ponen en plena plazoleta para no sé sabe que acto, el contáiner de reciclaje, la explosión en un rodaje de una película. Es un detalle, puede ser pequeño, pero hay que cuidar lo que tenemos. 

Habrá que esperar a su finalización para determinar si no se dejan rastros de estos agujeros... consentidos por la autoridad eclesiástica y competente en patrominio.

martes, 24 de abril de 2018

Parcheos de alquitrán en vez de adoquinado en el "mantenimiento" del Casco Histórico de Cádiz

El adoquinado es el pavimento típico del casco antiguo de Cádiz. El paso del tránsito rodado de forma intensa por determinadas calles, unido a una falta de mantenimiento, hace que algunas vías de nuestro casco antiguo presenten un estado deficiente de conservación.

La solución parcial, en muchos casos, es el asfaltado con alquitrán en zonas concretas, en vez de arreglar los adoquines afectados por el deterioro. Ya lo denunciamos hace pocas semanas con los parches en Duque de Nájera, en prácticamente la totalidad de esta avenida a su paso por la playa de la Caleta.

Ahora tenemos que hacer lo propio con otra de las avenidas de la circunvación del casco histórico como es la avenida 4 de diciembre de 1977, antigua Ramón de Carranza que da acceso desde el muelle y plaza de Sevilla hacia el centro de la ciudad. 

Pero también calles del interior y no tan transitadas como las comentadas, también presenta parcheos de su adoquinado. Es el caso, por ejemplo, de la calle Ustáriz, en el Mentidero, a la espalda del centro cultural Reina Sofía y cuarteles de Carlos III, donde se ubica el ECCO.

No creemos que este sea el sistema más conveniente en la conservación del pavimento de un casco antiguo como el de Cádiz declarado como conjunto histórico artísitico hace cuarenta años. 

El Ayuntamiento de Cádiz es el primero que debe luchar para hacer las cosas bien, y la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, la que fiscalice que todo se hace correctamente en la conservación y mantenimiento del patrimonio.

 

viernes, 23 de marzo de 2018

Tras un cuarto de siglo de abandono, el edificio de Puerto América albergará el hotel más grande de Cádiz

Parece que el edificio Ciudad del Mar ubicado en Puerto América va a dejar de ser ese edificio abandonado en la zona portuaria de Cádiz que fue levantado para el Mundo Vela del mítico año 92. 

Desde lo que iba a ser a lo que no fue hay un un gran trecho y lo que quedó del proyecto originario sólo tenemos un edificio esquelético, abandonado y vacío de contenido.

Muchos son los proyectos de los que se ha hablado para ubicar en este edificio como el Museo del Mar, un gran acuario, un hotel o un centro de alto rendimiento, pero ninguno ha llegado a cuajar desde su construcción hasta que el edificio pasara a manos de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz en 2016. Hasta entonces la competencia del espacio correspondió al Ayuntamiento de Cádiz que fue incapaz de sacar adelante proyecto alguno. Ninguna de las administraciones aunaron esfuerzos para dinamizar una zona que ha visto langidecerse desde su construcción.

En febrero de este año apareció publicado en el BOE los trámites para la concesión administrativa de este espacio para un uso hotelero, comercial y congresual, una vez se había presentado un proyecto para dotar a este edificio de un uso hotelero. 

El proyecto supone una inversión privada que ronda los 30 millones de euros para la puesta en marcha del que será el mayor hotel de la ciudad, con más de 200 habitaciones, así como una zona de ocio. Los tediosos trámites burocráticos llevarán todo el año 2018 y presumiblemente no será hasta 2019 cuando comience a hacerse realidad el proyecto, si así se aprueba en cada una de las administraciones que tienen que decidir sobre su viabilidad y oportunidad.

Este será el comienzo de la transformación de este espacio portuario que en la actualidad está infrautilizado y que culminará con el traslado de la zona de contenedores a la zona de reciente creación en el otro extremo del puerto de Cádiz.